Luis Contigiani

Luis Gustavo Contigiani

Luis Gustavo Contigiani

Nací en el año 1972 en la Ciudad de Rosario, Provincia de Santa Fe, Argentina. Me fuí a vivir a Arequito, una localidad agrícola, comercial e industrial del Departamento Caseros, en el sur de Santa Fe. El pueblo de la “Sole”, cantante y orgullo arequitense. Soy Hijo único. Agradecido de mis Padres. De todo el amor que me brindaron y me dieron en vida y me siguen dando desde otro lugar. Padre y Madre de mucho valores y trabajo para llegar a fin de mes. La Familia es fundamental en mi vida. La comparto con mi esposa y tres hijas.

Mis primeros años transcurrieron en la zona rural de Arequito. Ahí conocí la hermosa experiencia de la vida de campo, de la escuelita rural, de estar en una misma aula con alumnos de distintos grados; y entablar con la maestra una relación casi de madre.

Posteriormente nos trasladamos al “pueblo” de Arequito, como se decía entonces. Terminé los estudios primarios en la Escuela Particular Incorporada Nº 1.114, Nuestra Señora del Rosario. Realicé mis estudios de nivel medio en la Escuela de Enseñanza Media Nº 219, Domingo F. Sarmiento, orientado en Bachillerato en Administración. Posteriormente en la ciudad de Rosario cursé estudios universitarios en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario hasta quinto año, sin recibirme.

En Arequito nacieron varias pasiones: el Fútbol: soy del “Pulgón”, del Club Atlético 9 de Julio, mi segunda casa desde muy chico. La Política: desde muy joven me marcó generacionalmente el Radicalismo Alfonsinista y el compromiso político. Esta vocación me llevó a conocer a la Federación Agraria Argentina una entidad gremial que representa a los pequeños y medianos productores del país, a las Cooperativas agropecuarias y a involucrarme (sin tener campo familiar) con las luchas chacareras. Tengo un sentimiento de gratitud y agradecimiento a esa querida Entidad federada y a muchos de sus dirigentes, tanto hombres como mujeres. Otras pasiones perennes: la Lectura, el Mate y los Caballos.

A los 19 años vine a vivir a la Ciudad de Rosario. A trabajar y estudiar -como dije más arriba- la carrera de abogacía en la Facultad de Derecho, donde llegué a cuarto y quinto año.

La Universidad fue una etapa apasionante. Junto a la ciencia jurídica y social apareció nítidamente la pregunta por el sentido de la vida y la dignidad humana. Es en este contexto donde se abre una de las dimensiones de mi vida personal que es la Fe. Desde entonces mi vocación política y social amplía su frontera. Participé de un movimiento juvenil universitario Ignaciano (por San Ignacio de Loyola) donde tuve la oportunidad de conocer algunas bases de la experiencia jesuita.

En esto de trabajar y estudiar, lo hice en múltiples casos y tipos de trabajo, que me enseñaron mucho de las necesidades de la gente. Y había una sorpresa. Me encuentro nuevamente en el camino con la Federación Agraria Argentina y tengo el honor de ser funcionario de esa Entidad, con distintas responsabilidades. Coordinador del Departamento Gremial, del Departamento Técnico, de Comisiones técnicas etc. Fueron diez años muy intensos, de formación, estudio, experiencia. Conocí gran parte del país, distintas realidades, participé de la elaboración de documentos muy importantes de la Entidad, de propuestas de políticas públicas para el sector, proyectos, libros, etc.

Fruto de esa experiencia se abre una nueva etapa que es la de funcionario provincial del Gobierno de Santa Fe, del Frente Progresista Cívico y Social. Me nombran Secretario del Sistema Agropecuario del Ministerio de la Producción. El Gobernador era el Dr. Antonio Bonfatti y el Ministro de la Producción el Cdor. Carlos Fascendini. Dos personas muy valiosas y capaces. Con el primero tengo un sentimiento de gratitud por haberme convocado a su gobierno. Con el segundo un agradecimiento por haber aprendido mucho sobre políticas, gestión y administración pública.

En el nuevo Gobierno del Frente Progresista que encabezó el Ing. Miguel Lifschitz tuve el honor de ser designado Ministro de la Producción de Santa Fe. Con un Gobernador con un perfil muy ejecutivo, de una gran exigencia de resultados, tuve una experiencia de dos años que me marcó para siempre. Santa Fe es sinónimo de diversidad, federalismo y desarrollo. Está destinada a ser una gran Provincia. Con un buen equipo político de gestión llevamos a cabo programas de gobierno como hacía mucho tiempo que no tenía Santa Fe.

 A los dos años de mi gestión en el Ministerio de la Producción, el Frente Progresista Cívico y Social me nombra primer candidato a Diputado Nacional por Santa Fe. Responsabilidad que desempeño actualmente.

A modo de epilogo quiero agradecer a todas las personas que en este humilde recorrido de vida me ayudaron. Cuando miro para atrás y me encuentro de joven en la herrería de mi padre ayudándolo, jamás hubiera imaginado, pensado, soñado que podría algún día haber escrito las páginas de mi vida como lo hice hasta el presente. Con errores y aciertos, virtudes y defectos, GRACIAS!